Cómo trabajamos

Nuestro trabajo se desarrolla en tres fases.

1ª Fase – País del solicitante

En esta fase, tan pronto como el cliente nos envíe los certificados literales de los antepasados ​​(o, en el caso en que el cliente prefiera que la solicitemos nosotros, tan pronto como los tengamos la  en nuestro poder), haremos un minucioso análisis de los certificados para comprobar si hay la necesidad de alguna rectificación (corrección). Estas discrepancias en realidad son muy comunes, pues antaño había mucha diferencia en la grafía, principalmente de los apellidos italianos al ser registrados por los notarios de los países de destino de los emigrantes.

Realizaremos las debidas ratificaciones a través de un proceso administrativo o judicial de acuerdo con cada caso (nuestro propio abogado solventará estas cuestiones) y, una vez corregidos y reemitidos, los certificados serán traducidos (por nuestro traductor jurado) y, finalmente, apostillados (legalización internacional) para que puedan tener valor jurídico con Italia.

2ª Fase – Intermediaria

Esta es la fase más corta, que consistiría solamente en la preparación del viaje y la reserva de una residencia en Italia para el cliente y / o su familia.

Además, nuestro equipo en Italia ya estará terminando todos los preparativos para recibir al cliente y / o a su familia.

3ª Fase – Italia

Una vez llegue a Italia, el cliente y / o su familia será recibido por nosotros en el aeropuerto y llevados a su residencia e acto seguido iniciaremos los trámites de nacionalidad. Todos los formularios estarán preparados por nuestro equipo e iniciaremos el pedido formal de ciudadanía propiamente dicho al día siguiente.

En esta fase, será necesaria una serie de documentos que serán preparada por nosotros, sin que el cliente tenga que preocuparse por ningún tipo de burocracia.

En el paso siguiente protocolaremos el pedido de ciudadanía en el Comune, esperaremos la visita del vigile urbano, que es un policía municipal que tiene la función de verificar si la persona que está solicitando la ciudadanía realmente vive en aquella residencia. A partir de esta visita, el vigile informará al Comune e inscribirá inmediatamente al interesado como residente.

A partir de esta fase, el Comune se comunicará con el Consulado del país de origen del solicitante (que tiene jurisdicción en la ciudad del país donde vivía el cliente) para que éste envíe un comprobante de que el dante causa nunca pidió otra nacionalidad. Esta fase puede tardar una media entre 4 y 8 semanas.

Finalmente, y una vez que este documento llegue al Comune, se expedirá un certificado de nacimiento italiano y podremos solicitar inmediatamente el DNI italiano y el pasaporte.

Este trámite en Italia puede tardar aproximadamente 3 meses, dependiendo de la rapidez del Consulado Italiano en país de origen del cliente en enviar el certificado de no naturalización.

Contacta con nosotros para saber si tienes derecho a la ciudadanía italiana.

Rodapé

Anúncios